El lugar donde los libros enseñan las historias que llevan entre sus líneas

Octaedro

 

 Los grandes temas, como el amor o la enfermedad, siempre se han explicado mejor en pequeños formatos como los cuentos. Y uno de los mejores escritores de este género tan especial es Julio Cortázar, y aquí presentamos uno de sus libros más queridos: “Octaedro”.

Sinopsis

Octaedro (1974) apareció cuando la polémica desatada por Libro de Manuel (1973) aún no se había acallado. Nadie esperaba entonces de Cortázar un libro de cuentos como este, donde lo político y lo social están contenidos dentro de los límites de un género que el gran escritor argentino vuelve a ensanchar aquí de manera prodigiosa.

Opinión

Desde que somos pequeños, aprendemos los valores del mundo de la forma más simple: escucharlos cuentos que nos recitan nuestros padres justo antes de dormirnos. Cuando crecemos dejamos de lado este formato para sumergirnos en lecturas más largas, con una historia que nos mantenga enganchados durante unas horas. Pero ser adulto no significa que no podamos reflexionar sobre los grandes temas de la vida, aquellos que nos rodean cada día, y los cuentos son los más indicados para esta labor.

Para introducirnos en el mundo de los pequeños relatos no hay mejor escritor que Julio Cortázar, el maestro de este tipo de narración. Aunque conocido por su novela desestructurada “Rayuela” u obras como “Historias de cronopios y famas”, “Octaedro” también ocupa un lugar privilegiado dentro de sus publicaciones. Este libro está formado por ocho cuentos, ocho caras de un mismo octaedro relacionadas por un hilo muy fino, pero cada uno tiene una historia propia. Así, Cortázar nos deja al principio de un camino que debemos recorrer solos porque nada está escrito al azar, aunque lo parezca por pertenecer a la época del realismo mágico.

Cada cuento tiene una temática que Cortázar lleva al extremo y nos damos de bruces con la realidad. Por ejemplo, “Liliana llorando” nos cuenta desde la perspectiva del narrador su muerte y cómo cambiará la vida de sus más allegados, “Los pasos en las huellas” es la historia de un escritor que publica una biografía y al ver su repentina fama, se encarga él mismo de probar su falsedad, y “Verano” es un cuento sobre la aparición de un caballo fantasma la noche en que una pareja está cuidando de la hija de unos amigos. Son pequeñas piezas sacadas de contexto dentro de nuestra vida cotidiana, son las frustraciones, los sentimientos y los pensamientos de la sociedad escondidos en ocho cuentos.

Y una vez más, lo mejor no se encuentra en las ideas, lo especial es la escritura, el estilo del autor. Porque Cortázar estaba enamorado de las letras y ese cariño se eleva y nos rodea cuando leemos algo suyo. En “Octaedro” encontramos cuentos escritos con párrafos largos, lo hablado dentro de la narraciones sin hacer distinciones y una maestría de la palabra que nadie puede simular. Al leer estos relatos, la primera sensación es de la falta de planificación para escribirlos, y sin embargo, Cortázar sabía muy bien lo que quería plasmar.

“Octaedro” es un libro especial que nos hace retomar ese tiempo en el que los cuentos nos enseñaba los valores de la vida

No puede ser que nos separemos así, antes de habernos encontrado

Share it!:

próximo Publicación

Atrás Publicación

Dejar una contestacion

© 2018 La voz a ti cedida

Tema de Anders Norén