El lugar donde los libros enseñan las historias que llevan entre sus líneas

La amiga estupenda

La verdadera amistad, la que supera los buenos momentos pero sobre todo las barreras de cualquier tipo, es la que al final sustenta nuestra vida. Elena Ferrante ha querido contar la historia de dos amigas en su saga, que comienza con “La amiga estupenda”.

Sinopsis

Con La amiga estupenda, Elena Ferrante inaugura una tetralogia deslumbrante que tiene como telón de fondo la ciudad de Nápoles a mediados del siglo pasado y como protagonistas a Lenù y Lila, dos jóvenes mujeres que están aprendiendo a gobernar su vida en un entorno donde la astucia, antes que la inteligencia, es el ingrediente de todas las salsas.

La relación a menudo tempestuosa entre Lila y Lenù viene acompañada de un coro de voces que dan cuerpo a su historia y nos muestran la realidad de un barrio pobre, habitado por gente humilde que acata sin rechistar la ley del más fuerte, pero La amiga estupenda está lejos del realismo social: lo que aquí tenemos son unos personajes de carne y hueso, que nos intrigan y nos deslumbran por la fuerza y la urgencia de sus emociones.

Opinión

Algunos dicen que es imposible, otros que es un milagro que hoy en día ocurra. Lo cierto es que a todos nos hubiese encantado tener una amistad duradera, de las que se inician en la edad temprana y no ven su extensión en el tiempo. Porque al fin y al cabo, las cosas buenas son las que nos acompañan, con toques amargos.

La saga “Dos amigas” de Elena Ferrante refleja precisamente esa relación tan especial entre dos personas que a simple vista nunca podrían encajar, y sin embargo lo hacen. Lila y Lenù crecen en medio de un barrio de Nápoles como la vida misma, con la naturalidad de unas niñas que se harán adultas antes de lo previsto.

En una sucesión de calles napolitana donde los vecinos sobreviven como pueden, las familias se localizan en los distintos puntos del barrio y se conocen por sus negocios: los Cerullo (a la que pertenece Lila) es la familia del zapatero, los Greco (de donde viene Lenù) es  la familia del conserje, los Solara regentan una pastelería y son los dueños de la zona gracias a su dinero, los Sarratore forman la familia del ferroviario poeta, y así hasta completar el retrato de los que habitan allí. Para quien sea olvidadizo con los nombres, Elena Ferrante ha organizado los nombres por familias al comienzo del libro, un bonito detalle que no todos tienen en obras con demasiados personajes.

Con el paso de las páginas, sentimos que también pertenecemos a la pequeña comunidad de vecinos, que tienen sus historias, sus rencillas y su secretismo. Para eso es un barrio. Y en medio de tanta vida encontramos a Lila y a Lenù. El libro está contado en primera persona y conocemos la historia de Lenù a través de sus ojos y sus percepciones, que no siempre son acertadas. Lenù siempre fue la niña de cara bonita que acertaba de carrerilla cualquier pregunta en la escuela, aquella que destacaba por su trabajo duro, pero que más allá de los estudios no tenía nada más. Hasta la llegada de Lila, que revolucionará su existencia y la del resto de la zona.

Lila es totalmente opuesta a su amiga. Si Lenù tiene el pelo rubio, Lila lleva el pelo liso y negro; si la primera comienza a coger peso con la llegada de la adolescencia, la segunda se mantiene delgada y estirada como un pincel. El físico es notable, sin embargo, lo importante reside en la psicología de ambas. Lila es independiente, despegada y vive a su manera. Es brillante por naturaleza y no necesita gastar tiempo en memorizar conceptos o en entender cálculos o idiomas nuevos porque parece que los lleva internos. Este don hace que Lila sorprenda a quien le rodea y mantenga su ego en un nivel alto, allá donde nadie pueda bajarlo. Y es ese carácter, ese arranque y esa improvisación que le falta a Lenú y lo que hace que se sienta irremediablemente unida a ella.

No se puede dudar del cariño que se tienen ambas a pesar de las confrontaciones, de los silencios prolongados o de los malentendidos, pero sí es una relación extraña, sobre todo al principio. Más que extraña se podría decir tóxica, aunque es debatible. Lenù siente que su vida carece de sentido si la vitalidad de Lila no está en ella, en la escuela primaria sólo era importante lo que hacía o decía su amiga, que no siempre le hacía caso, y en la secundaria prefiere restregar sus resultados a compartirlos con humildad. Lila también se da cuenta del magnetismo que ejerce en ella y tampoco permite que nadie sea mejor que ella, así que lucha por pasar por encima de cualquiera y esto concierne también a su amiga Lenù.

Algunas acciones vienen de un tema trascendental que tiene “La amiga estupenda”, y es la diferencia de clases. Desde el comienzo del libro sabemos que no estamos en pleno centro de Nápoles y que el dinero escasea, especialmente en una zona obrera en los años 50. Allí donde todas las familias trabajan sin descanso por sobrevivir, los Solara viven con holgura y el señor Achille, de la familia Peluso, es quien se dedica a prestar lo que haga falta, hasta un límite. Las dos protagonistas deberán hacer frente a esta separación invisible sin que ellas lo puedan evitar.

“La amiga estupenda” es un libro muy completo, donde la amistad duradera supera barreras tan complicadas como la del dinero

En ese momento supe lo que era la plebe con mayor claridad que años antes cuando la Oliviero me lo había preguntado. La plebe éramos nosotros

Share it!:

próximo Publicación

Atrás Publicación

Dejar una contestacion

© 2018 La voz a ti cedida

Tema de Anders Norén