El lugar donde los libros enseñan las historias que llevan entre sus líneas

El fugitivo

La televisión puede tener un futuro más macabro del que pensamos. ¿Qué pasaría si cambiásemos “Saber y Ganar” por ver cuánto aguanta un hombre con cáncer de pulmón sobre una cinta? Este es el planteamiento de “El fugitivo”, escrito por Stephen King.

Sinopsis

A mediados del siglo XXI, un concurso televisivo cuyo principal atractivo es la muerte de los participantes bate récords de audiencia. Ben Richards, padre de una niña enferma y sumido en la más profunda miseria, decide concursar atraído por los extraordinarios premios, aun a sabiendas de que no sobrevivirá. Sometido a una implacable persecución, se plantea un único objetivo: resistir tantos días como sea posible para aumentar el premio y asegurar la subsistencia de su familia. Un aterrador futuro donde la televisión es la única realidad.

Opinión

Mediados del siglo XXI, no importa el año porque lo interesante es la situación. Las pequeñas pantallas han llegado a todos los rincones de la vida humana y sus concursos rigen la diversión de los ciudadanos. Olvidad las insípidas competiciones de uno contra otro por el mayor conocimiento sobre las abejas o aquellos de tener la voz que permanezca en los oídos de los jueces, ahora perder supone la muerte. Cada día, un buen número de concursantes mueren en terribles condiciones ante los ojos fascinados de millones de espectadores.

Ben Richards será uno de los que recorran el sendero de la muerte delante de las cámaras. No será el único. La situación económica ha separado totalmente los ricos que disfrutan de los shows televisivos y los pobres, que no tienen dinero para comer y la falta de trabajo les impide mejorar. Y la forma segura y sencilla de tener billetes para su familia es presentarse a la selección de la televisión. Sheila, la mujer de Richards, se prostituye para poder comprar las medicinas que curen la enfermedad de Cathy, la hija pequeña de ambos.

Pero hay muchos concursos, algunos más duros que otros, y Richards será elegido para el peor de todos ellos: El fugitivo, donde los Cazadores perseguirán al participante hasta darle muerte. Cuantos más días, más dinero, y las muertes de policías aumentan el premio del perseguido. Treinta días y habrán ganado, parece simple hasta que alguien les informa que nadie ha pasado de los ocho días. Por su familia y también por el orgullo de todos aquellos que no tienen lo necesario para sobrevivir, Richards pondrá todo de su mano para ganar el certamen.

Al ver cómo la televisión absorbe el cerebro de cualquiera en este libro, es imposible no acordarse del capítulo “Fifteen Millions Merits” de la serie Black Mirror, aunque esta distopía sea aún más aterradora. Quizás en unos cien años pueda ser posible, la gente cada vez está más anestesiada al dolor y a la violencia televisiva y el aburrimiento no se concibe en la era actual, por eso cala tan hondo el mensaje de “El fugitivo”. Las ciudades están hechas un destrozo porque han preferido apostar por el entretenimiento a salvar la otra parte de la humanidad, incluso se puede ver la oscuridad y se puede palpar la tragedia cada día.

Stephen King firmó este libro con su pseudónimo Richard Bachman por el cupo de libros al año con su nombre y siempre dijo que se sentía con más libertad escribiendo con su segundo nombre de ventas. También los lectores lo pueden notar.

Es una lectura ágil, que no escatima en detalles escabrosos porque está en consonancia con el carácter del protagonista. Richards es incapaz de callarse lo que piensa porque ya no tiene nada que perder referido a su vida, sabe que morirá en los próximos días y su familia estará a salvo con el dinero que gane, así que puede mostrarse con su verdadera personalidad: descarado, bravucón, deseoso de decir la última palabra y si puede ser que sea un chiste malo. El resto de personajes están bien perfilados, cada uno habla desde su posición económica y es destacable el director de la Cadena de Concursos, el hombre de negocios que tiene el poder sobre todas las cosas.

Como detalle, el libro es una cuenta atrás de 100 capítulos, formados cada uno entre una y cinco páginas, donde realmente se ve el ritmo y el tiempo sin pausas.

“El fugitivo” hace sufrir y sudar al lector por ver si el protagonista conseguirá superar la prueba más difícil de todas: sobrevivir al peor concurso de televisión por su familia

Ya no era él solo,un hombre solitario que luchaba por su familia, destinado a ser aplastado. Ahora sabía que allí fuera estaban todos los demás, ahogándose en el propio aire que respiraban. Todos, incluida su familia

Share it!:

próximo Publicación

Atrás Publicación

Dejar una contestacion

© 2018 La voz a ti cedida

Tema de Anders Norén