El lugar donde los libros enseñan las historias que llevan entre sus líneas

El fuego invisible

La copa que levantó Jesús con sus propias manos y que otorga la inmortalidad a todo aquel que beba de ella siempre será uno de los mitos más fascinantes de nuestra historia. Javier Sierra ha querido darle un papel protagonista en su última obra, “El fuego invisible”.

Sinopsis

David Salas, un prometedor lingüista del Trinity Collage de Dublín, se encuentra, después de aterrizar en Madrid para pasar sus vacaciones, con Victoria Goodman, una vieja amiga de sus abuelos y con su joven ayudante, una misteriosa historiadora del arte. Ese hecho trastocará sus planes y lo empujará a una sorprendente carrera por averiguar qué ha sucedido con una de los alumnos de la escuela de literatura que regenta lady Goodman. Para su sorpresa, la clave parece esconderse en el mito del grial y su vinculación con España.
Remotas iglesias románicas de los Pirineos, colecciones de arte en Barcelona, libros antiguos y extraños códigos en piedra se alinean en una trama llena de intriga que nos hará pensar sobre el origen de toda inspiración, literatura y arte verdaderos.

Opinión

En un mundo donde Internet domina el conocimiento y la rapidez se impone, siempre es un placer encontrar personas que prefieren la simplicidad de perderse entre los libros antiguos, disfrutar de su tiempo mirando letras escritas con una majestuosa caligrafía escrita con pluma y después compartir la experiencia con alguien que vive de la misma forma. Este canto al amor bibliófilo aparece desde la primera página de “El fuego invisible”, Premio Planeta 2017 y escrito por Javier Sierra, autor que siempre apuesta con grandes historias. Y este caso sigue estando a la altura de “La pirámide inmortal” o “El ángel perdido”.

Su protagonista, David Salas, tiene una vida pacífica y un futuro brillante en el Trinity College de Dublín hasta que recibe un encargo de la universidad de ir urgentemente a Madrid. Él todavía no lo sabía, pero sus planes se habían ido a la deriva antes de aterrizar su avión en España. Allí vuelve a retomar el contacto con una amiga de su familia, la escritora Victoria Goodman, una mujer con las ideas muy claras y con una misteriosa personalidad. Ella es la responsable de un club secreto que personas seleccionadas para un gran encargo: descubrir las claves del santo grial. Pero David no entrará por su propio pie, lo hará gracias a la historiadora de arte Paula Esteve, su guía personal por la maraña de secretos y secretos que rodean el tema y su búsqueda.

Visto así parece un libro más del autor o de Dan Brown, pero Javier Sierra se guarda un as entre sus palabras. No es una simple lectura para pasar el rato persiguiendo el cáliz de la inmortalidad. Sus personajes son tan reales que cualquier lector es capaz de imaginarse una conversación con el protagonista sobre el lenguaje o el arte medieval escondido por Barcelona, recorrer la ciudad con Paula o escuchar durante horas los discursos de Victoria Goodman como si fuésemos un alumno más que quisiera memorizar lo que dice una sabia. Sin pensarlo, acabas buscando el grial con ellos y haciéndote las mismas preguntas o incluso más. Javier Sierra introduce entre sus páginas las imágenes de las obras artísticas citadas para que nadie se pierda y vea con sus propios ojos las pruebas aportadas por los protagonistas.

Toda esta aventura sería una más entre tantas si no fuese por la escritura, tanto la que cubre las páginas de “El fuego invisible” como la maravillosa acción que nos permite leer cada día. Porque el grial es uno de los temas principales, pero el poder de la escritura, el genio escondido de una persona que permite rellenar con magia varias hojas seguidas, es el otro pilar de este libro. El fuego invisible, título de esta obra, será la respuesta a todos los problemas.

“El fuego invisible” es el amor por las letras, por la cultura, es sacrificarte aunque te cueste la vida por aquello que más veneras. Y esperemos que nunca nos falten personas tan enamoradas de la escritura

A menudo subestimamos el poder de las palabras. Son estas una herramienta tan cotidiana, tan inherente a la naturaleza humana, que apenas nos damos cuenta de que una sola de ellas puede alterar nuestro destino tanto como un terremoto, una guerra o una enfermedad

Share it!:

próximo Publicación

Atrás Publicación

Dejar una contestacion

© 2018 La voz a ti cedida

Tema de Anders Norén